BULLDOG Y BRAQUICEFALICOS

TRATAMIENTO

Tratamiento quirúrgico al síndrome Braquiocefálico

El tratamiento quirúrgico del síndrome braquicefálico está siempre indicado. La oclusión de la laringe por un paladar blando excesivamente largo asociado generalmente a una estenosis, también congénita, de los ollares provoca una dificultad inspiratoria progresiva a través de un incorrecto flujo del aire. Se dice progresiva debido a que el mayor esfuerzo inspiratorio que ha de realizar el animal se traduce en una fatiga de los cartílagos laríngeos y de la musculatura pulmonar, es decir, los cartílagos que rodean la laringe tienden a una fibrosis progresiva e incluso se produce una eversión de los ventrículos laríngeos, este proceso se acompaña de un edema importante en toda la zona de la garganta e incluso se puede extender a la larínge llegando a provocar un colapso laríngeo y/o una estenosis o colapso traqueal.
La detección y el tratamiento precoz de este síndrome condicionan totalmente el pronóstico, la fibrosis de los cartílagos laríngeos no es reversible y tiene asociada toda la problemática antes comentada. En perros menos de dos años el pronóstico es excelente, mejorando notablemente la calidad de vida del perro a los pocos días de la intervención: se atenúan ronquidos, se reduce de manera drástica la fatiga e intolerancia al ejercicio, se elimina progresivamente la disnea inspiratoria, el animal deja de vomitar después de comer.

Lo más relevante en esta técnica es el uso de anestesia inhalatoria, para el buen soporte del animal anestesiado.


CIRUGÍA

    • Tenemos 3 posibilidades de mejorar el ingreso de aire:

 

    • ESTAFILECTOMIA: Reducción de un paladar blando elongado, este ingresa erróneamente en la laringe, evitando el normal paso del aire. Este paso es el que ayuda a disminuir los ronquidos, si la fibrosis de los cartílagos laríngeos, no está muy avanzada. Siendo la fibrosis de los cartílagos la que de manera progresiva le da severidad al síndrome.

 

    • APERTURA DE NARINAS: Disminuir el grado de estenosis de los ollares. Es la forma más natural de ingresar aire a las vías aéreas. Siendo este paso el que más impacta a los dueños, cuando ven a nuestros pacientes volver oler y a usar su nariz.

 

    • VENTRICULOCTOMIA: Cuando los sáculos laríngeos se han evertido, se deben extirpar para aumentar el espacio en la cavidad oral y mejorar la ventilación del paciente.

Post operatorio: Por último, la recuperación ha de ser muy controlada, el edema en la garganta es muy intenso y se dejara con medicación indicada por el profesional, para disminuir el edema progresivo que ha tenido en sus vías aéreas y el de la cara.
Al postquirúrgico en casa.
El primer o los primeros días el perro seguirá con dificultad respiratoria, esta vez asociada al edema, y también puede producirse algún vomito mucoso con presencia o no de sangre, no es preocupante a nivel clínico. Los Braquicefalos deben de alguna medida aprender a tragarse las secreciones que antes el paladar blando elongado bloqueaba. Al paso de unos pocos días se retiran los puntos de las narinas y puede volver a su vida normal. Pero con una mucho mejor capacidad respiratorio.